Mientras más duro y pesado es el camino, más verdadero es el Rocío.

LA HISTORIA DE VILLAMANRIQUE DE LA CONDESA EN EL ROCÍO.

LOS MANRIQUEÑOS SIEMPRE ESTAREMOS ENCANTADOS DE RECIBIR A LAS HERMANDADES, SOMOS UNOS AFORTUNADOS. DISFRUTAMOS DE CADA HERMANDAD, QUÉ PASA POR NUESTRO HUMILDE PUEBLO. BUEN CAMINO A TODOS LOS ROMEROS.

SIMPECADO QUE VA AL ROCÍO
SIMPECADO QUE SIGUE PEREGRINANDO AL ROCÍO
Simpecado que está en la casa museo de Villamanrique.
                    SIMPECADO ANTIGUO, DEL SIGLO XVI. EN CASA MUSEO  DONADO POR D. JUÁN PÓNCE DE LEÓN.

Simpecado que recibe a las Hermandades en Villamanrique de la Condesa
SIMPECADO EL CUAL RECIBE A LAS HERMANDADES.
LOS MANRIQUEÑOS SIEMPRE ESTAREMOS ENCANTADOS DE RECIBIR A LAS HERMANDADES, SOMOS UNOS AFORTUNADOS. DISFRUTAMOS DE CADA HERMANDAD, QUÉ PASA POR NUESTRO HUMILDE PUEBLO. BUEN CAMINO A TODOS LOS ROMEROS.


SENTIDO DEL ROCÍO

TRADICIONES EN VILLAMANRIQUE DE LA CONDESA
TRADICIONES EN VILLAMANRIQUE DE LA CONDESA.


      Hoy he querido hacer esta entrada, en homenaje, a todos los manriqueños, que sienten con gran fervor, la Romería del Rocío. 

La Hermandad del Rocío de Villamanrique de la Condesa, es la más antigua que peregrina al Rocío, para ser más concreto, su Historia se remonta al siglo XVI. El Simpecado antiguo es del siglo XVI y donado por D. Juan Ponce de León. El actual Simpecado tiene 250 años.
      Entre todos los títulos y dignidades de, Primera, Real, Imperial, Fervorosa, Ilustre y Más Antigua Hermandad. Villamanrique de la Condesa es la primera Hermandad del Rocío que hizo la Romería, la primera que trazó el primer camino del Rocío, la primera que confeccionó un Simpecado en el siglo XVI, la primera que construyó una Carrete-templete para portar el Simpecado, de las llamada de "Cajón", la primera que construyó una casa de material en la aldea del Rocío, la primera que escribió unas Reglas, la primera que, para cumplimiento de promesas, realizó peregrinaciones andando al Rocío en invierno; la primera que formalizó un contrato de Hermano Mayor, la primera que mandó realizar las varas o insignias para los cargos de la Junta de Gobierno, la primera Hermandad del Rocío en fin que utilizó legal y legítimamente los títulos de Real e Imperial…
     El primer documento histórico que existe sobre el Rocío se recoge en el “Libro de la Montería”, que mandó escribir el rey Alfonso XI. En él se cita únicamente dos lugares próximos al Rocío: la primitiva Ermita de Santa María de las Rocinas y la villa de Mures actual Villamanrique. El citado libro en su folio 292v dice que: “La Xara de Mures, que es el Alxarafe, es buen monte de puerco en yuierno”, y en el folio 294v afirma que: “En tierra de Niebla ay una tierra quel dizen las Rocinas et es llana, et es toda sotos, et ay siempre puercos… et señalada mjente, son los meiores sotos de correr cabo vn yglesia que dizen Sancta Maria de las Ro-çinas et cabo de otra iglesia que dizen Sancta Olalla”.

      Fueron los monteros y cazadores manriqueños, que acompañaban al rey en sus cacerías, los que trajeron esta devoción hasta la villa y fundaron el 20 de octubre de 1388 una primitiva Cofradía de Monteros de Santa María de la Rocinas en Mures, según documento que existe en la Catedral de Sevilla. Pero la primitiva Ermita y la devoción a la citada Imagen, tras la invasiones de benimerines y sarracenos y la posterior desolación en que quedaron estos campos y villas, cayeron en el más terrible de los olvidos. Pasados los años, uno de estos monteros, Gregorio Medina, el célebre cazador manriqueño que, “entrado el siglo XV de la Encarnación del Verbo, tuvo la suerte de encontrar en el hueco de un milenario acebuche, donde había sido ocultada para evitar la profanación sarracena, la Sagrada Imagen de la Virgen del Rocío”.

¿Qué significa el Rocío para una manriqueña, que hace el camino todos los años, haga calor o haga frío, llueva o truene?

     ENTREVISTA A UNA BUENA ROCIERA POR PARTE DE RAFA GUTI:
     Cada rociero vive el Rocío, según aquello de lo que reboza su corazón, aquello que Dios sembró en cada uno de nosotros, que hemos  primero de encontrarlo, y como no,  hemos de dar.
     El rocio es Fe, Amor,  Esperanza y Caridad. Es silencios al lado de Ella, para poderla escuchar, por muchos años,  que camines a su lado,  ningún camino es igual.
El Rocío para mí es un caminar hacia Ella, dónde das lo que hay en tu corazón,  y a la vez recibes más. Es llenarnos unos de otros , pues el verdadero Rocio comienza cuando estas de vuelta y emprendes en tu vida el verdadero caminar. 
      De una manriqueña, que no falta ningún año. Porque ha ella nunca le pesan las arenas, cuando se hace un camino de verdad.
      DOLORES DÍAZ DÍAZ.

VAMOS A CONOCER LA HISTORIA
Buen Rocío 2018.


      TEXTO EXTRAÍDO DE LA PÁGINA OFICIAL, DE LA HERMANDAD DEL ROCÍO DE VILLAMANRIQUE DE LA CONDESA:



“En los albores del siglo XV, un cazador de Villamanrique, que entonces se decía Mures, llamado Gregorio Medina, se encontraba en La Rocina en su jornada de caza tuvo la suerte de encontrar, entre los aullidos de los perros, en el hueco de un milenario acebuche la sagrada imagen de la Virgen del Rocío. 
Cuenta la misma historia oral que: “Salían entonces los cazadores de Mures en grupos hasta las afueras de la villa, con sus perros, trampas, ballestas y armadijos, a la usanza de los antiguos monteros; entre su atuendo era indispensable una gran mochila, escarcela o morral, que llevaban sobre sus hombros. 
“Antes de penetrar en los cazaderos, a extramuros de la población, en el lugar conocido más tarde con el nombre de “Corona de la Virgen” echaban palitos, es decir, sorteaban entre ellos los puestos que cada uno debía ocupar, para distribuirse las mejores zonas de caza. 
“A Gregorio Medina tocóle en suerte encaminarse a Las Rocinas, lugar preferido por los cazadores, porque era abundante en la caza mayor y menor en esta época, pues en los bosques cercanos, de Mures y de Hinojos, estaba más castigada la caza por la presencia frecuente de perros y tiros de pólvora, que ahuyentaban las presas hacia Las Rocinas y Oñana. 
“Púsose en camino este cazador desde Mures hasta Las Rocinas, cruzando Gato y La Encantada, y adentróse entre la espesura de los matorrales, oteando con sus perros los huecos de los troncos de los viejos fresnos y acebuches, que eran refugio y guarida de salvajinas y animales, preciados en venación. 
"Entretenido como estaba en la búsqueda de sus presas, se sorprendió por la insistencia de los perros, que arañaban sin cesar con sus patas la chueca de un árbol centenario". ´´Asomóse al hueco que los perros habían hecho, apartando el sotomonte que envolvía los troncos, y vio, atemorizado, la imagen de una pequeña escultura que, al pronto, creyó una muñeca, porque su tamaño no era mayor de una vara".

 “Pretendió llevar consigo, en su mochila, la Imagen a su casa; pero convencido de que aquel hallazgo acarrearíale dificultades sin cuento y que la escultura era la Imagen Sagrada de la Virgen, hollada por las inclemencias de los tiempos que había permanecido escondida, volvió a colocarla en el mismo lugar en que la encontrara, al tiempo que leyó en su espalda esta leyenda: María de los Remedios me llamo. Y, poniéndose en camino, fue a dar cuenta del suceso al pueblo de Almonte, que estaba más cerca y. ..

“Salieron de Almonte muchos vecinos y, en llegados a Las Rocinas, viéronla tal como el cazador les había contado; y allí la veneraron y dieron fe de aquel relato, que había conmovido la devoción de la villa, adonde se llevaron la Sagrada Imagen de la Virgen.

“La noticia corrió con prontitud por los pueblos de Almonte y Villamanrique, donde fueron a narrar lo sucedido los otros cazadores que formaban el grupo y que habían estado de caza por la referida zona.
“El hallazgo de la Sagrada Imagen dio origen entre estos pueblos a una cuestión informal, que se resolvió, según la costumbre, unciendo en unas carretas dos yuntas de bueyes, para que, por su fuerza, decidieran dónde habría de permanecer la Imagen.

“Los bueyes, medidas como estaban sus fuerzas, no lograron avanzar en ninguna dirección, siendo incapaces de mover las carretas.

“ Este hecho se interpretó como sentencia; y así continuó la Imagen de la Virgen en el sitio donde fue hallada. Y, todos de consuno, construyóse, con las limosnas recogidas en los pueblos cercanos, una pequeña ermita de diez varas de largo. En ella se colocó, una vez restaurada, la Sagrada Imagen, labrándose al efecto una pequeña hornacina en su muro interior frente a la puerta, que miraba al arroyo de la Madre de Las Rocinas ”


Texto

        LIBRO DE REGLAS DE LA HERMANDAD MATRÍZ DE ALMONTE.
      "Entrado el siglo XV de la Encarnación del Verbo Eterno, un hombre que había salido a cazar o apacentaba ganado, hallándose en el término de la Villa de Almonte, en el sitio llamado de La Rocina (cuyas incultas malezas le hacían impracticables a humanas plantas y sólo accesible a las aves y silvestres fieras), advirtió en la vehemencia del ladrido de los perros, que se ocultaba en aquella selva alguna cosa que les movía a aquellas expresiones de su natural instinto. Penetró aunque a costa de no pocos trabajos, y, en medio de las espinas, halló la imagen de aquel sagrado lirio intacto de las espinas del pecado, vio entre las zarzas el simulacro de aquella Zarza Mística ilesa en medio de los ardores del original delito; miró una Imagen de la Reina de los Ángeles de estatura natural, colocada sobre el tronco de un árbol. Era de talla y su belleza peregrina. Vestíase de una túnica de lino entre blanco y verde, y era su portentosa hermosura atractivo aún para la imaginación más libertina.


Hallazgo tan precioso como no esperado, llenó al hombre de un gozo sobre toda ponderación, y, queriendo hacer a todos patente tanta dicha, a costa de sus afanes, desmontado parte de aquel cerrado bosque, sacó en sus hombros la soberana imagen a campo descubierto. Pero como fuese su intención colocar en la villa de Almonte, distante tres leguas de aquel sitio, el bello simulacro, siguiendo en sus intentos piadosos, se quedó dormido a esfuerzo de su cansancio y su fatiga. Despertó y se halló sin la sagrada imagen, penetrado de dolor, volvió al sitio donde la vio primero, y allí la encontró como antes. Vino a Almonte y refirió todo lo sucedido con la cual noticia salieron el clero y el cabildo de esta villa y hallaron la santa imagen en el lugar y modo que el hombre les había referido, notando ilesa su belleza, no obstante el largo tiempo que había estado expuesta a la inclemencia de los tiempos, lluvias, rayos de sol y tempestades.
Poseídos de la devoción y el respeto, la sacaron entre las malezas y la pusieron en la iglesia mayor de dicha villa, entre tanto que en aquella selva se le labraba templo. Hízose, en efecto, una pequeña ermita de diez varas de largo, y se construyó el altar para colocar la imagen, de tal modo que el tronco en que fue hallada le sirviese de peana. Aforándose aquel sitio con el nombre de la Virgen de Las Rocinas".
      La leyenda, aquí descrita, no hace alusión a Gregorio Medina, el cuál fue el cazador manriqueño, que encontró la imagen.

     También es clave destacar, que el fundador del Rosario, fue un manriqueño llamado Francisco Bedolla Béjar en el año 1887.




     HISTORIA DE VILLAMANRIQUE DE LA CONDESA:
Torre Árabe de Villamanrique de la Condesa


      Encontramos Villamanrique de la Condesa a 29 metros de altitud sobre el nivel del mar, a 36 kilómetros suroeste de Sevilla, capital de Andalucía, y con 57,43 kilómetros cuadrados de superficie municipal. Su enclave, a caballo entre el Aljarafe y la Marisma, y las características de su emplazamiento, indican la antigüedad y la dilatada historia de esta población.
Villamanrique, ribereña del Lacus Ligustinus, fue considerada siempre frontera natural de las marismas del Guadalquivir, puerta principal de los cotos de Lomo de Grullo y Doñana y antesala del Rocío. Primitivamente se llamó Mures y con esa terminología perduró durante las diversas épocas históricas: tartésica, fenicia, ibero-turdetana, romana y árabe. De todas estas culturas quedan importantes vestigios arquitectónicos en las tierras manriqueñas. Mures se encuentra hoy más próxima a la cultura tartésica y parece estar relacionada con la palabra “murena”.
Junto a la antigua desembocadura del Maenoba (Guadiamar) se señala una cota geográfica, para algunos el Fani-Prominens, conocida por Regatero, quizás remembrana lingüística del nombre del rey tartesio, Therón o Geryón.
Del s. VI a.C., se descubrió en 1.978 en esta villa la única inscripción en piedra hasta ahora conservada: la Estela tartésica de Villamanrique. El hallazgo de la Estela Tartésica de Villamanrique, ocurrió el 22 de marzo de 1.978 y se conserva en el Museo Arqueológico de Sevilla, en la sala XI (RDO-8894). Sus descubridores son los vecinos manriqueños Manuel Zurita Chacón y Manuel Carrasco Díaz, que la encontraron en el sitio denominado Chillas, término municipal de Villamanrique de la Condesa. Según sus características morfológicas estamos ante fragmento de piedra arenisca bermeja y compacta de 0,69 x 0,60 x 0,28 m.; en uno de sus ángulos posee una inscripción tartésica que discurre entre dos líneas paralelas, que forman un semicírculo imperfecto, cuya lectura es de forma sinextrosa, es decir de derecha a izquierda.
La importancia de la Estela, tanto documental como arqueológica, ha sido equiparada a otros monumentos significativos de la cultura andaluza de la antigüedad como por ejemplo, el Tesoro del Carambolo. Representa uno de los testimonios de la más primitiva lengua indígena hispana conocida. El uso de la escritura supone un importante grado de cultura, por lo que nos atrevemos a afirmar que Andalucía entra en la historia a través de la Estela de Villamanrique.

Una zona que ha sido un auténtico trajín de civilizaciones. Villamanrique ha sido asiento para algunas tribus calcolíticas y de finales de la Edad de Bronce. Así lo atestiguan los muchos hallazgos arqueológicos estudiados, siendo uno de los yacimientos más importantes el situado en el Cerro del Chillar. En la época fenicia existió un poblado con factoría dedicada a la extracción de la tintura para la púrpura.
Sin embargo, la fundación del núcleo actual de Villamanrique de la Condesa la llevaron a cabo los andalusíes, que establecieron una alquería en este terreno. Durante esta época debió estar muy poblada, conociéndose la existencia de varios barrios, como el de Harat-Algema y el de Beni-Moslema. De este periodo es una jarra califal de extraordinaria belleza, que también se conserva en el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla. Tras ser conquistados a los musulmanes los territorios de Villamanrique de la Condesa por Alfonso X el Sabio el 10 de junio de 1253, el rey otorgó posesiones a Pelay Correa, Maestre de la Orden de Santiago. Durante el reinado de Enrique III en 1399, se unificaron la villa de Mures y las aldeas de Chillas y Gatos. Con el cambio de dueño que supuso la Reconquista, el rey Fernando III de Castilla entregó esta zona a su guardia personal armada, el cuerpo de los Monteros del Rey. De este modo se organizó el que se cita como Barrio de los Monteros en diversos papeles oficiales.
En 1539, con Carlos I la villa pasa de las manos de la Orden de Santiago a las del duque de Béjar, don Francisco de Zúñiga y Guzmán. Bajo los Zúñiga la villa creció en importancia y Felipe II creó el marquesado de Villamanrique para Alvaro Manrique de Zúñiga, pasando la villa a llamarse en su honor, a partir del 24 de marzo de 1577, Villamanrique de Zúñiga. Se construyó entonces el palacio y un convento de franciscanos hoy desaparecido. Con el paso del tiempo, el señorío de Villamanrique pasó a los marqueses de Astorga, que por matrimonio refundieron más tarde esta casa con el condado de Altamira. Bajo jurisprudencia de los condes de Altamira permaneció la población hasta la abolición de los señoríos en el año 1837 y la consecuente creación del Ayuntamiento constitucional de jurisdicción ordinaria.
En el año 1859, el Duque de Montpensier (hijo de Luis Felipe Alberto de Orleans) compró la gran extensión de terrenos desde Gatos hasta la Aldea del Rocío y la Casa-Palacio de los Altamira. Así pues, por Real Decreto de 27 de junio de 1916, se cambió el nombre del municipio a Villamanrique de la Condesa, en honor de la hija de los Duques de Montpensier, doña María Isabel de Orleans, condesa de París.
Más información en la página oficial del Ayuntamiento de Villamanrique de la Condesa.
Historia de Villamanrique.
VILLAMANRIQUE DE LA CONDESA TARTÉSICA

MÁS IMÁGENES......
SIMPECADO ACTUAL

HERMANDAD DEL ROCÍO DE LOS NIÑOS. VILLAMANRIQUE DE LA CONDESA

Imagen de la Virgen de l Rocío en Villamanrique.
FIESTA DE INTERÉS TURISTICO NACIONAL
Virgen del Rocío en Villamanrique de la Condesa
   Foto de Manolo Solís.
Procesión Virgen del Rocío,  frente al Simpecado de villamanrique


La Historia es la que es, si alguien se siente ofendido, por mi publicación, que me lo haga saber, mediante correo electrónico, siempre escucho a todo el mundo. Antes de la existencia de otros pueblos, Villamanrique de la Condesa ya existía...


Fiesta de Interés Turistico de Andalucía. Villamanrque de la Condesa






UN SALUDO DE RAFA GUTI.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cofradía en Villamanrique de la Condesa (Sevilla).

TODA UNA VIDA.

Leyendas del deporte Ekaterina Gordeeva & Sergei Grinkov

El Neolítico Inicial en Europa.

Translate

Seguir por correo electrónico.