Leyendas del deporte Ekaterina Gordeeva & Sergei Grinkov





Leyendas del deporte
Ekaterina Gordeeva & Sergei Grinkov

     Amor y muerte en la pista de hielo
    Katia y Sergei , fueron una pareja de patinaje artístico soviética , más conocidos como G&G , la cual es considerada la mejor pareja de la historia.

By Post of Azerbaijan - http://www.azermarka.az/en/1998.php, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5292074








      Ekaterina Gordeeva nació en Moscú , capital de la entonces Unión Soviética, en mayo de 1971. Su padre era bailarín de canciones folclóricas del coro del ejército rojo y su madre operadora de teletipos. Con apenas cuatro años empezó a practicar patinaje sobre hielo. Al no encontrar en Moscú patines para sus diminutos pies, la pequeña Ekaterina se veía obligada a utilizar varios calcetines de relleno para llevar a cabo su afición. Fue así como empezó a desarrollar su pasión por el patinaje, el primer gran amor de su vida.
    A los 10 años fue reclutada por las autoridades deportivas del país. El método selectivo del deporte soviético era una maquinaria bien engrasada. Seleccionaban a los deportistas más cualificados desde niños, los entrenaban y los encaminaban hacia la disciplina más adecuada a sus características.
https://manygoodtips.com/celebrity/ekaterina-gordeeva-biography-personal-life-photos-figure-skating-and-the-latest-news.html


Ella no era particularmente fuerte, y en agosto de 1981, en el Club Central de la Armada Roja (CSKA), en Moscú, el entrenador Vladímir Zajárov emparejó a la joven con Sergei Grinkov, un prometedor patinador de 14 años. Partidarios de volar libres, ninguno de los dos atletas estaba, en principio, muy convencido de la unión, pero aquella decisión supuso el principio de una feliz y fructífera relación.
    Los inicios de Sergei  habían sido muy diferentes a los de Katia (diminutivo con que se conocía a Ekaterina). Sergei Grinkov , básicamente a sus 5 años , fue seleccionado y arrancado de su hogar para convertirse en un atleta al cual nunca nadie preguntó si amaba patinar.  

                                                                                  http://www.pandora-magazine.com/deportes/yekaterina-y-serguei/
    La primera gran victoria que Katia y Sergei lograron como pareja fue el Campeonato del Mundo Junior disputado en 1985 en Colorado Springs. Para entonces llevaban ya cuatro años de entrenamiento conjunto.

https://www.pinterest.es/pin/368310075748538567/


    Un año después, en 1986, la joven pareja participó en su primera gran competición senior, el Campeonato Mundial de Patinaje Artístico sobre hielo disputado en Ginebra. Katia y Sergei consiguieron la victoria, relegando a la plata a sus compatriotas Elena Valova y Oleg Vasiliev, vencedores un año antes en el Campeonato Mundial de Tokio y oro en los Juegos de Sarajevo en 1984.
    Grinkov y Gordeeva repitieron título mundial en 1987 en Cincinnati, imponiéndose de nuevo a Valova y Vasiliev. En el horizonte estaban los Juegos Olímpicos que se iban a disputar un año después en Calgary, donde serían los máximos favoritos en la modalidad de pareja.
    El camino hacia los Juegos, no obstante, fue más duro de lo esperado. Un par de meses antes de la competición, Katia cayó sobre el hielo, golpeándose la cabeza, y tuvo que ser hospitalizada. Sergei, que se sentía culpable por no haber podido agarrar su menudo cuerpo y evitar la caída, le llevaba flores todos los días. Ella le instó a que siguiera entrenando para mantener la forma. Dos semanas después de el incidente, Sergei y Katia volvían a entrenar juntos y poco después vencían en el Campeonato de Europa, disputado sólo un mes antes de la celebración de los Juegos.


    En febrero de 1988 se disputaron en Calgary los XV Juegos Olímpicos de Invierno. En las montañas canadienses Ekaterina Gordeeva y Sergei Grinkov conseguían la medalla de oro en la modalidad de parejas del patinaje artístico, por delante de Valova y Vasiliev, sus sempiternos rivales.





        




    Dicen los entendidos  que su patinaje era elegante, grácil y espectacular, que sus delicados movimientos y su exquisita compenetración rozaban la perfección. Comentan que su exacto entendimiento sobre la superficie helada era el perfecto reflejo de su amor fuera de la pista. Uno, que está lejos de ser un experto en estas lides pero que aún conserva cierta sensibilidad, no puede evitar estremecerse viendo las impecables evoluciones sobre el hielo de la pareja. Puro deleite estético. Llámenlo belleza.


    La sociedad Grinkov y Gordeeva avanzaba viento en popa. Mientras los triunfos deportivos no cesaban (Campeonato Mundial de 1989 y 1990, Campeonato Europeo de 1990), entre giros y saltos surgió el amor. En 1989 su amor era un hecho y en abril de 1991 contraían matrimonio.


   Sergei y Katia formaban una pareja insólita pero encantadora. Él era muy alto y grande , imponía a donde iba . Ella, tan menuda, tan delicada, tan aparentemente frágil con su escaso metro y medio y sus 40 kilos de peso, sonrisa muy aniñada y simpre tan feliz. Sobre el hielo solían lucir una sonrisa natural, nada forzada, que mostraba su placer. Se les veía felices en la pista y se les adivinaba aún más felices fuera. Eran dos deportistas jóvenes, que transmitían fuerza y vitalidad. La pareja perfecta.


https://www.pinterest.es/pin/289637819758326115/
    Después de varios abusos por parte de los entrenadores soviéticos , los cuales obligaban a la pareja a tener horarios agotadores e inhumanos , al punto de que a el se le tuvo que hacer una operación de hombro y espalda y a Katia uno de los médicos ensayando ,tomó su pulso , y asustado dijo que habia llegado a 200 pulsaciones por minuto.


    En 1991 decidieron abandonar el patinaje amateur y pasarse al mundo profesional. Eso les reportaría beneficios económicos, pero significaría no poder volver a competir en unos Juegos Olímpicos. Después de un lustro en la alta competición, con cuatro Campeonatos Mundiales, dos Campeonatos Europeos y un oro olímpico en su palmarés, Grinkov y Gordeeva pensaron que era el momento del cambio, la ocasión de buscar tranquilidad y seguridad de cara al futuro. Él tenía 24 años; ella, 20.
    Se unieron a giras  por Estados Unidos y Canadá con Stars on Ice, un espectáculo itinerante muy famoso en Norteamérica. En septiembre de 1992 nacía Daria Sergeyevna Grinkova, la hija de Katia y Sergei.

                                                                                                  https://www.pinterest.es/pin/22940279329872520/
    Para los Juegos Olímpicos de Invierno 1994, que se habían de disputar en la localidad noruega de Lillehammer, el C.O.I. decidió permitir la reconversión de los deportistas profesionales en amateurs. De esta forma, Grinkov y Goordeva pudieron volver a participar en unas Olimpiadas y ganar un nuevo oro.
Conseguida la segunda medalla olímpica que redondeaba su palmarés, Ekaterina y Sergei resolvieron volver al profesionalismo, enrolándose de nuevo en la gira Stars on Ice. La vida transcurría plácida para ellos hasta un tristre día de noviembre de 1995.
                                                          http://jovenesmuertos.blogspot.com.es/2010/01/sergei-grinkov-katia-gordeeva-patinaje.html



    El 20 de noviembre de 1995 , Sergei falleció de un ataque al corazón en Lake Placid (Nueva York) mientras preparaba su siguiente espectáculo de "Stars on Ice" junto a Ekaterina Gordeeva. Los médicos que realizaron la autopsia descubrieron que Grinkov tenía las arterias bloqueadas, y culparon a los médicos deportivos que le trataban por no haberle realizado los chequeos necesarios, lo que hubiera permitido descubrir la dolencia y darle tratamiento. Además, los analisis de sangre indicaron que el patinador sufría una alteración en un gen que está relacionado con los infartos prematuros. Los investigadores propusieron llamar a este gen el "factor de riesgo de Grinkov"
                                                                                        http://www.gordeeva.com/media/english/sports_illustr_95.shtml
    Tras unos meses en los que no tuvo ánimos para calzarse los patines, Katia, animada por sus compañeros, decidió volver a la actividad. Había perdido a su gran amor, pero aún le quedaba el refugio del hielo: “Me di cuenta de que el trabajo es lo único que puede curar a la gente. Al menos era lo que me podía ayudar a curarme. Todavía tenía el patinaje. Yo era siempre primero una patinadora, y perder ambos, a Sergei y el patinaje, era más de lo que podía soportar”. La patinadora moscovita volvió a participar en el espectáculo Stars on Ice, pero, salvo en contadas ocasiones, no volvió a patinar acompañada. “Al principio estaba perdida en el hielo sin él. Tan sola. Estaba acostumbrada a agarrarme a él todo el tiempo, apoyarme en él, sentirlo cerca. Ahora tengo que sentir mis pies debajo de mi todo el tiempo porque no hay nadie ahí para agarrarme”. Ekaterina Gordeeva siguió girando regularmente con Stars on Ice hasta el año 2000. Después lo volvió a hacer de forma puntual. En 2001 dio a luz a su segunda hija, Elizaveta Ilinichna Kulik, hija del también patinador y campeón olímpico Ilia Kulik, con el que contrajo matrimonio en 2002.
                                                                                           https://www.pinterest.co.uk/pin/608197124648607095/
    Actualmente , Katia está divorciada y apoya , las organizaciones por los problemas de corazón , junto con su hija mayor Daria , las dos siguen recordando a Sergei , en 2015 se realizó un evento para recordarlo , donde los mayores patinadores , le rendían tributo.




https://azulclarito.wordpress.com/2018/01/09/factor-grinkov/




    Dos videos realizados por mi.








Comentarios

Esto está cada vez peor